MINISTRANDO CON AUTORIDAD ESPIRITUAL

Por Estrellita Gastaldi (d.r)

 

“...Y se levantó David, y calladamente cortó la orilla del manto de Saúl. Después de esto se turbó el corazón de David, porque había cortado la orilla del manto de Saúl.”...”También David se levantó de después, y saliendo de la cueva dio voces detrás de Saúl, diciendo: ¡Mi señor el rey! Y cuando Saúl miró hacia atrás, David inclinó su rostro a tierra, e hizo reverencia.” (1ª Samuel 24)

 

Mañana, 17 de agosto, hace exactamente 27 años que nací de nuevo en Cristo. ¡Toda una vida! Mucho camino recorrido en el cual he aprendido de tremendos hombres y mujeres de Dios mucho de lo que hoy sé. Sin embargo, las vidas que más me impactaron han sido aquellas que predicaban no solo de palabra sino en conducta y con ejemplo. Vidas respetuosas, sujetas, obedientes y santas.

Al igual que David, recibí un llamado de Dios al ministerio siendo muy joven y así como David, yo también tuve que esperar muchos años hasta que el Señor me levantara. Hoy, los tiempos de Dios son de confirmación y a pesar del lugar precioso dentro del ministerio profético y musical en el que Dios me ha puesto, jamás perdí de vista que estoy sujeta a mi pastor. No es él quien se sujeta a mí y a mi agenda de invitaciones a ministrar, sino muy por el contrario, soy yo quien siempre y en toda ocasión busca su bendición antes de resolver.

Algunos opinan que solo hace falta sujetarse a la voz del Espíritu de Dios  porque es ella quien nos guía. Yo digo amén, pero permítanme decir a los que así piensan que: El Espíritu Santo de Dios nunca guía a alguien independiente e insujeto a la autoridad establecida por él mismo. Dios nunca se contradice a sí mismo. No somos seres independientes sino que formamos parte de un cuerpo sujeto a la Cabeza y que funciona en unidad, amor y sujeción entre todos sus miembros. (Colosenses 2:19) (Efesios 4:1-16)

Yo sé que siempre cuento con el apoyo de mi pastor, pero qué bueno es para mí y que alegría para el Padre que yo me muestre sujeta dando honra al siervo de Dios. ¿Sabes? Dios siempre respalda a una persona que respeta la autoridad. No es él quien debe preguntarme a mí cuando tengo un día libre para ministrar en la iglesia. Yo soy parte de una iglesia y tengo primeramente un compromiso con la visión de Dios en el organigrama  de la misma. No estaría bien que yo me maneje sin considerar que hay un orden establecido por Dios al que me debo someter voluntariamente. Trabajar en armonía con el pastor, como con los demás ministerios, requiere de nuestra parte una determinación a la obediencia y al amor.

Sé de algunos casos en donde lamentablemente sucede casi al revés. El cantante, líder, ministro de alabanza, músico o director, tiene que saber que aunque él sea posiblemente más “popular” o conocido que su pastor, él no es más que su pastor. No conozco nada más desagradable que la gente desubicada.

Recuerda esto: David respetó la autoridad del rey Saúl aún cuando éste se había transformado en su enemigo. David pudo en un momento haber tomado la vida del rey cuando dormía, sin embargo, solo cortó una punta de su manto y al hacerlo tembló delante de Dios diciendo “Jehová me guarde de hacer tal cosa contra mi señor, el ungido de Jehová, que yo extienda mi mano contra él; porque es el ungido de Jehová.” No solo eso, sino que “reprimió David a sus hombres con palabras, y no les permitió que se levantasen contra Saúl.” (1ª Samuel 24:5-7)

¿Harías tú lo mismo?

Es mi deseo que el material que a continuación voy a compartirles les sea de edificación y de reflexión. Cada uno examínese a sí mismo delante del Señor que escudriña lo profundo del corazón.

 

DEFINICIÓN DE AUTORIDAD ESPIRITUAL: Es la delegación del poder de Dios en sus hijos para que obren de acuerdo a su propósito en obediencia.

 

PRINCIPIO FUNDAMENTAL: Para tener autoridad es necesario estar bajo autoridad siendo obediente.

 

Sin embargo, aunque la obediencia es el principio fundamental, no es el único ingrediente de la autoridad espiritual.

 

Hay gente que es obediente pero que sin embargo no ejerce autoridad espiritual. ¿Porqué? Porque tiene temores, porque no sabe quien es en Cristo, porque no rindió su voluntad, porque no vive en santidad, porque tiene un sentido distorsionado de su lugar en el ministerio, porque confunde sujeción con subordinación y cree que alguien sujeto es alguien a quien le falta carácter, cuando en realidad una persona con carácter sabe quien es y se sujeta voluntariamente justamente porque tiene carácter.

 

¿Cómo era Jesús?

-         Fue obediente al Padre hasta la muerte.

-         Estaba sujeto al Padre en todas las cosas.

-         Nada hacía sin la aprobación del Padre.

-         No buscaba hacer su voluntad sino la del Padre.

-         Buscaba agradar al Padre.

 

Esquema de autoridad en el principio:

 

Dios creo todo y al hombre (Salmo 24:1) à Delegó su autoridad al hombre (Administrador de autoridad) à El hombre peca y pierde autoridad à Jesús restaura la autoridad perdida porque restaura al hombre y al hacerlo sabemos que:

 

1) Tenemos autoridad para atar y desatar

2) Nos enseña a poseer con fe

3) Tenemos sus promesas.

 

Somos reyes y sacerdotes. En 1ª Pedro 2:9 dice que somos nación santa, linaje escogido y real sacerdocio. Sacerdotes Reales, Sacerdotes de la Realeza. ¿Cómo anda tu autoridad de rey y sacerdote?

Autoridad real: El Rey establece, determina, declara, proclama, decreta y ejecuta.

Autoridad sacerdotal: El Sacerdote sirve, enseña, predica e intercede.

¿Qué cosa no estas practicando en tu autoridad? ¿Cuál creías que no te correspondía?

 

Durante mucho tiempo (y aún hoy todavía) se ha enfatizado más sobre el sacerdocio que sobre el rey...y como que “...algún día reinaremos con él”. Sin embargo, la Palabra de Dios también dice que nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús. (Efesios 2:5-7) Somos partícipes de la naturaleza divina de Dios. (2ª Pedro 1:4)

Por eso tenemos en Cristo autoridad para atar y desatar en la tierra que será atado y desatado en el cielo.

 

VESTIDURA:

La vestidura es la señal de autoridad y de poder.

 

“Y a ella (a la esposa, a la Iglesia) se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos” Apocalipsis 19:8

 

Aarón y los sacerdotes tenían vestiduras sagradas para honra y hermosura.

Por medio de Cristo todos somos sacerdotes.

 

SEÑAL: Parte de la vestidura de Aarón era una lámina de oro en su frente y sello grabado que decía “Santidad a Jehová  (Éxodo 28:36-38 y 39:30)

 

Lucas 24:49  “... Hasta que seáis investidos de poder desde lo alto”

Mateo 22:12  “... ¿Cómo entraste aquí sin estar vestido de boda?...”

Isaías 52:1    “... vístete de  poder, oh Sion;...”

Romanos 13:14 “sino vestios del Señor Jesucristo”

Efesios 6:11  “Vestios de toda la armadura de Dios...”

 

PODER Y AUTORIDAD: Solo en el Nombre de Jesús tenemos poder y autoridad.

1ª Pedro 4:11- Hechos 1:8 – Hechos 4:12 – Lucas 10:17 – Marcos 16:17-18

 

 Casos de rebeldía:

A)    Nadab y Abiú – Levítico 10:1-11

 

B)     María y Aarón – Números 12:1-14

 

C)    Coré, Datán, Abiram -  Números 16:1-35

Dice la Palabra de Dios que si obedecieres al Señor serás Cabeza y no cola, estarás por encima y no por debajo. ¿Hay algo que te aplasta y te ahoga? ¿Hay algo que Dios te pide emprender y tú lo retrasas? ¿Cuál es tu conflicto con la autoridad?

¿Quieres ser Cabeza y no cola?

¿Quieres ser levantado como David?

Aprende de él entonces, no solo a ser vigoroso y valiente, no solo a ser prudente en tus palabras, no solo a saber tocar siendo mejor músico, no solo a ser guerrero; aprende de su reconocimiento y respeto por la autoridad establecida por Dios y espera tu tiempo en el Señor.

Porque Dios se agrada del que se humilla. El es quien levanta a quien quiere levantar en el tiempo que lo quiere levantar.(Santiago 4:10 - 1ª Pedro 5:6)

Vive lo que predicas.

Dios te bendiga y guarde,

Estrellita Gastaldi – polyest@infovia.com.ar

Salmista y Directora de alabanza

(Todo mi reconocimiento para la profesora y maestra de la Palabra Sandra Gili del Instituto Bíblico Río de la Plata de quien aprendí y recibí tiempo atrás tanta edificación y material valioso, el cual me ha ayudado mucho a la hora de compartir este mensaje con todos ustedes).